sábado, 10 de febrero de 2018


Suena el teléfono en la oficina de los servicios sociales.
    “Servicios sociales, dígame?”.
          Al otro lado se oye una voz lejana, torpe y nerviosa. “Quiero hablar con la trabajadora social. Necesito que me informe sobre  una carta que me ha llegado”. ¿Cuándo puedo ir a verla?
         Se le emplaza para el siguiente día a las 10 de la mañana. Son las 9,30 y aparece Antonio con la suficiente antelación “para no tener que esperar y por si hubiera mucha gente como otras veces. Así entro el primero”, dice.
         Se sienta ante la trabajadora social y saca de su carpeta de documentos importantes la carta recibida, impoluta,  sin un atisbo de arruga, cerrada minuciosamente después de haber visto la importante firma de su remitente. Se la entrega con  un tímido temblor, ávido de información e inquieto ante su contenido.
         “La he leído y no he entendido bien lo que me dicen. Es la señora ministra que me habla de mi pensión y no sé en cuanto me va a quedar”.
         Cuando se le informa de la subida en un 0,25% y como su incremento se traduce en 1,75 euros más de su mensualidad, la irritación y el nerviosismo comienzan a hacer acto de presencia en su rostro. El tímido temblor inicial se acrecienta al releerla y repetir los párrafos de gratitud y  reconocimiento a su comprensión que le realiza la ministra. La rabia  se acrecienta  cuando como colofón a la “alegre noticia” lo despide con sus mejores deseos para el 2018.
         Con el coraje que su impotencia le produce, pregunta a la trabajadora social“: ¿Me puede ayudar a redactar una carta de respuesta?: “Quiero mantener informada a la ministra como  voy a gestionar  esta subida y cual va  ser mi plan de inversión para el este año”
         La profesional se erige en portavoz de sus sentimientos, rabias, irritaciones y coherencias de su lúcida y avanzada edad (a Antonio lo que menos le  preocupa en esos momentos  si soy portavoz ó portavoza y a la que suscribe menos). 


          Con voz firme y segura, empieza a dictar su misiva.

         Señora ministra, he recibido su indignante carta informándome de la degradante subida de mi pensión. He sopesado si devolvérsela, recusando su contenido ó responder informándole de mi plan de inversión para este año. Me decanto por esta última opción en un ejercicio de terapia que hoy sustituyo por la que realizo diariamente en el centro de día haciendo mandalas.
          Con los casi 25 euros  a mayores  que voy a percibir al año, he decidido que no les voy a dar propina a mis nietos, ni ayudar a mis hijos que están disfrutando del  desempleo de su plan de empleo. No pienso hacer ningún plan de ahorro para pagar lo que no puedo. Le diré a mi médico que se olvide de graduarme de nuevo  la vista, cambiar la  prótesis dental  y el audífono. Seguiré comiendo no lo dude, pero  ahora más purés, compraré una lupa para leer lo que no me haga daño  y deleitarme con los escritos que defienden la dignidad y justicia que ustedes están menoscabando. Tampoco voy  a viajar a ningún balneario y a esas excursiones de su inmerso que me van a ofertar en los próximos días en otra de sus cartitas, ni me apuntaré a ningún programa de huertos comunitarios para plantar los tomates que me pide el cuerpo enviarle educadamente vía aérea.
          Envejeceré de forma activa pero no a costa de sus insensibles deseos. Mientras el cuerpo me aguante seguiré disfrutando de la naturaleza, de las buenas compañías y de lo bueno que todavía queda en esta sociedad.
          Mantendré mi mente despierta para prevenirme  de las falsas promesas y los buenos propósitos de ustedes. No quiero que nadie me tutele con mentiras y si algún día la  cabeza me falla, deseo ser  yo con mis chifladuras el único responsable de mis desórdenes mentales.
          Esperando que al recibo de esta misiva se encuentre usted planificando su marcha del ministerio (sin acritud se lo digo) en dirección  a la romería del Rocío, se despide atentamente”,
Antonio

MAREA NARANJA

MAREA NARANJA
Pincha aquí

Este blog forma parte de la BlogTSfera

Este blog forma parte de la BlogTSfera
Pincha para entrar
Con la tecnología de Blogger.

Entra aquí

Traductor

Puedes seguirme desde tu correo electrónico

Seguidores